Top Gear es un programa británico que empezó en la década de los 70. Desde el 2002 tiene el formato con el que actualmente se le conoce y sus presentadores Jeremy Clarks, Richard Hammond y James May le han agregado toques de humor que forma parte esencial del programa de autos.

Su humor ácido (como buenos ingleses) ha generado controversias con países y grupos sociales en diferentes ocasiones. De hecho, a este tipo de humor ellos lo llaman “tongue in cheek / lengua en cachete”: irreverente y cargado de tanta ironía que se da por hecho que no es real.

El 30 de enero se transmitió un programa por la BBC2, canal de televisión abierta británica,  en dónde Richard Hammond y sus otros 2 compañeros hicieron comentarios “xenofóbicos” (como lo definió el embajador de México en Reino Unido y al que por cierto sí le dijeron que estaría sentado frente al televisor dormido y que por ello no reclamaría) acerca de los mexicanos:

“Mexican cars are just going to be lazy, feckless, flatulent, overweight, leaning against a fence asleep looking at a cactus with a blanket with a hole in the middle on as a coat. / Los coches mexicanos serán flojos, indiferentes, flatulentos, gordos, recargados en la defensa dormidos viendo a un cactus con una colcha con un agujero a la mitad como abrigo”

Desde mi punto de vista, lo que siempre pasa cuando hablan de nosotros es la utilización de un recurrente cliché basado en un estereotipo salido de los medios estadounidenses y que además no es nuevo.  Uno de ellos en particular, gordo, ha salido en todos los periódicos al coronarnos con el país número 1 de obesidad de niños y el 2 en adultos.  Sin embargo, este artículo no es para defender o criticar los comentarios, es simplemente para encontrarle un nuevo enfoque a la ya muy recurrente justificación patriótica de “comentarios racistas”.

En la creación de cualquier imagen pública siempre se debe de hacer una investigación de percepción para saber lo que la gente lee. Me parece que cada vez tenemos más herramientas para entender que la que hay del mexicano en el extranjero no es nada favorecedora y ni siquiera concuerda con la realidad. Pienso que nos topamos con una nueva oportunidad de empezar a generar acciones que empiecen a cambiar este estereotipo.

¿Por qué tanto escándalo? Creo que a nadie le gusta escuchar comentarios negativos. Sin embargo me parece que son los que más información nos dan para implementar cambios que puedan hacer algo al respecto (y no sólo hablo del tema “Top Gear”, sino de nosotros en lo personal). Ojalá y utilizáramos esta energía de reclamo para gritar las virtudes que tenemos y juntos empecemos a cambiar esta imagen en el exterior que tenemos.

Tú, ¿te identificar con esa descripción del mexicano? ¿Qué podrías hacer para cambiar esta percepción?

[facebook_ilike]
Share: