Tristemente, por el boom publicitario de la comercialización y el consumismo nos han llevado a percibir el día de Thanksgiving como la mejor oportunidad para irse de compras a Estados Unidos. Llaman al día después del “Día de Gracias” el  Black Friday (viernes negro) porque las utilidades de todas las tiendas aunque estén en rojo por las bajas ventas, ese día las suben convirtiendo los números en negros.

El primero Thanksgiving Day empezó con una celebración entre los Pilgrims  (migrantes ingleses o hijos de ellos establecios en EU)  y los indios nativos de EU. Fue una tertulia enmarcada por una gran cantidad de comida como el pavo, la verdura (calabaza, elote), granos, pescados, etc. El objetivo era agradecer a Dios la gracia de haber sobrevivido el frío invierno que se dio en la Nueva Inglaterra.

Como su nombre lo dice, el DÍA de GRACIAS es para agradecer. Se me hace importante destacar la convivencia que hubo en esta primera celebración de grupos tan opuestos. Sin embargo, me entra la duda del ¿por qué el ser humano tendrá que esperar a situaciones tan extremas para establecer un día para agradecer, convivir y tolerar?

Hoy es un día importante para muchas personas y siempre se me han hecho estos días un excelente pretexto para reflexionar. Aunque no sea nuestra celebración, el nombre del día invita justamente agradecer por lo que tenemos. La gratitud es un valor importante que deberíamos de ejercer todos los días. ¿Por qué no empezamos hoy a dar las gracias por lo que tenemos? El amor, el cariño, las lecciones aprendidas, los retos, la salud, la pasión, la amistad, el trabajo, las sonrisas de los niños y ancianos, el sol, la luna, la lluvia. Los mayores gozos se encuentran en las cosas más pequeñas de la vida.

Espero tengas un buen “Día de Gracias” y que lo celebres todos los días.

¡Muchas gracias por leerme!

[facebook_ilike]

Share: