Hoy en día los medios y nuestra necesidad de ser aceptados nos han llevado a perder parte de nuestra esencia para pertenecer a otros grupos y ser socialmente atractivos. ¿Te has dado cuenta que hay algunas prendas de la moda actual que no nos benefician y a veces por vernos “in” las usamos? Me atrevería a decir que a todas nos ha pasado y a la mejor hasta más de 1 vez. Eso hablando en términos de ropa, pero de esencia, también pasa y con frecuencia.

Sin embargo, la culpa no la tenemos nosotros al 100%. Vivimos en un mercado que solo ofrece algunas opciones y muchas veces no van dirigidas a nosotros. Buscan homologarnos por medio de tallas, colores, estereotipos, comportamientos sociales, reacciones. En términos de ropa, no me dejarán mentir, pero a veces el ir de compras se vuelve todo un martirio porque ¡no encontramos nada! Y de ser una experiencia recreativa y sobre todo divertida, termina deprimiéndonos y poniéndonos con el autoestima en los suelos.

Es importante entender que efectivamente existen tendencias, colores y estilos que van a estar en todas las tiendas. Muchos de ellos no le queda a nuestro tipo de cuerpo, colorimetría o simplemente estatura. No somos iguales y por lo mismo necesitamos diferentes cosas.  Tenemos que expresar nuestra esencia por medio de la ropa y sobre todo respetar nuestro cuerpo que no es igual al del resto de las personas.

Te invito a que te pongas de pie al terminar de leer este artículo y vayas enfrente del espejo.  No me gustaría que cuando llegues a él metas la panza. ¡Mejor vete tal y como eres y sobre todo te ACEPTES! Saca una radiografía de quién es esa persona en el espejo. Salte de tus ojos porque normalmente nosotras mismas somos nuestras peores jueces y ahora sí detecta que cosas no te gustan y cuáles crees que deberías de resaltar. Apúntalas en un papel y ten en cuenta que no somos perfectos, pero tampoco buscamos serlo a nivel físico porque siempre existirá ese “algo”.  Te apuesto a que hay en ese cuerpo muchas cosas que festejar y por ver lo malo a veces no vemos lo bueno.

Somos únicos e irrepetibles. Encuentra que te hace tan único para que lo exaltes día a día y la próxima vez que vayas de compras, no busques lo que está al último grito de la moda. Mejor enfócate a encontrar ropa que te haga verte y sentirte bien… y en términos de personalidad, ¡ni que hablar! No tengas miedo a ser diferente porque te aseguro que el de enfrente, ¡también lo es!

 

[facebook_ilike]

Share: