Últimamente TODO lo que leo, estudio y en sí me «topo casualmente» ha estado muy relacionado a dos cosas principalmente: Formar parte de un grupo y empezar a usar tus talentos o bien anhelos para desarrollarte en otras áreas. Así es como eso, junto con las ganas de hacer cosas nuevas dio como resultado la búsqueda de una nueva actividad que me diera un espacio para mi, para desarrollar alguna otra habilidad y además para empezar a tener una pausa mental porque seguro en esta sí muchas personas me comprenderán, a veces la loca de la casa no para yendo de un lugar a otro, con listas interminables de pendientes, preocupaciones, nuevos proyectos o bien objetivos por lograr.

Rosalia MoralesRosalía Morales, además de que es una gran colega en el mundo del «Face Reading», es una gran arquitecta que ha decorado las casas más fregonas de México. No es porque sea mi amiga, pero en verdad este calibre de mujer no me deja de sorprender ni un sólo día.   En esas pláticas casuales, una vez me mencionó muy emocionada que estaba dándole clases de bordado a mujeres que estaban en una situación complicada y que después les compraba todo lo que hacían porque era una manera de impulsarlas. Así surge la idea de que después de nuestra clase de «Aplicación Mental» los miércoles con nuestra adorada maestra Caty Gómez, abriera un taller para las que quisiéramos explorar otras áreas y desarrollar habilidades manuales.

Lanzamos esta pequeña convocatoria con nuestro grupo de los miércoles y ayer fue mi primera clase. He de confesar que ha sido una muy grata experiencia y para mí fue una especie de tranquilizante mente. Me ayudó a  enfocarme en un objetivo muy tangible y así callar el bullicio que a veces poco nos deja escuchar. ¡No saben lo relajante que resultó ser! Seguro con el paso de las semanas se empezará a volver un reto interesante, pero como yo lo veo, para mí es un tiempo que me estoy regalando para detenerme, conectar, formar parte de algo y sí, lo confieso, ir desarrollando habilidades con las que nunca había conectado y que forman parte de los retos que tengo que venir a desarrollar.

Por mientras, este espacio me dejó reflexionando de la importancia de tener TU ESPACIO. Ojalá lo encuentres en el lugar en la que vives y si estás en DF con una libertad de horario de 2:30 a 5 (aprox.) te invito a que te unas a nuestro grupo de bordado. Por lo menos ejercitarás de una manera muy propositiva tu boca y tus oídos con las grandes mujeres a las que conocerás.

Bordado¿Yo? Pues ya les iré contando cómo van mis manteles individuales de lino y seguro les podré platicar luego de los grandes beneficios terapéuticos que tiene una actividad así.

¡Gracias por leerme y hasta la próxima!

 

[facebook_ilike]
Share: