prioridadesVivimos de una manera tan acelerada y con una agenda “tan llena” que a veces no nos damos el tiempo para hacer una pausa y realmente pensar en lo que es importante. A veces por la rutina y el ritmo, las prioridades se van acomodando sin nosotros realmente hacerlo en un acto consciente hasta que llega ese momento en donde a la mejor TIENES que hacerlo.

Muertes, enfermedades, eventos que realmente marcan un parteaguas tienen que venir para realmente hacer una pausa y empezar a reconsiderar y reacomodar prioridades. Lamentablemente, el cerebro del ser humano se generó para aprender de lo malo porque en la vida primitiva si no aprendías que un león te podía comer, a la próxima vez que lo vieras, sin adrenalina para correr o bien atacar, seguro te comía.

¿Qué quiero decir con esto? Que lamentablemente tenemos que vivir eventos que nos hacen reaccionar para correr o bien “atacar” la causa. Pocas veces entramos a procesos de confrontación sin una verdadera crisis y en realidad es para lo que la tristeza sirve. Pero hoy justo te quiero invitar a que reconsideres esas prioridades y lo que verdaderamente es importante sin necesidad de tener que vivir un evento fuerte para que así sea.

Posiblemente hasta podemos evitar el evento porque justo no necesitas ninguna llamada de atención o simplemente puedes vivirlo con mayor tranquilidad porque justo invertiste en lo que tenías que invertir. Hoy por eso te invito a que pienses y escribas una lista de lo que realmente te importa y a partir de ahí veas la cantidad de energía que le inviertes a eso. Si los números no son congruentes con el orden en el que acomodaste las cosas, creo que es momento de hacer algunos ajustes a consciencia para que vivas de una manera más congruente y con más satisfacción. 

¡Muchas gracias por leerme, compartir tus comentarios aquí abajo y sobre todo por darte un tiempo para realmente empezar a construir la vida que siempre has querido!

[facebook_ilike]
Share: