komiksove-bublinyPodrá sonar muy contradictorio a otras entradas que he escrito acerca de la importancia de ESCUCHARTE. Sin embargo antes de hacer cualquier otra suposición,  te quiero hacer una pregunta que espero te contestes de una manera muy sincera. Si te pidiera que observaras, como externo, los diálogos internos que sostienes, como diría el Dr. Steve Peters, entre tu cerebro chango (las emociones) y el cerebro humano (la razón) ¿cuál de los 2 ganaría y sobre todo qué calidad de pensamiento le has metido a esas conversaciones?

¿Qué ocurre? Vamos por la vida generando diálogos internos que a veces más que ayudarnos, nos afectan en nuestros diferentes procesos. Desde algo tan sencillo como “el señor de la vigilancia no abrió de nuevo la puerta”. Con esa simple premisa, podríamos incurrir a un sin fin de discusiones internas que además muchas veces ni tienen que ver con nosotros. El cerebro chango le diría al cerebro humano: “Seguro está echando la flojera, total, siempre lo hace, nunca se puede confiar porque la gente le das la mano y se toma el pie… blah, blah, blah” ¿Te suena familiar?

Si el cerebro humano tuviera derecho de réplica, porque a veces eso no ocurre, seguro estaríamos presenciando una escena así como: “No te enojes, es probable que haya ocurrido una emergencia y esté impedido para hacerlo en este momento”. ¿Te suena también familiar? Y de ahí, un intercambio interminable de argumentos que en realidad nada aporta, mucho te enojan y después hasta te dejan con otro diálogo interno hablando de ti y de lo mala persona que eres una vez que el vigilante salió a disculparse porque estaba ayudando a un vecino que acababa de ser asaltado.

Aunque debemos escucharnos para empezar a entender qué necesitamos, estos diálogos no nos aportan nada, mas que puro estrés y probablemente una gran dosis de bilis. Es por eso que hoy te quiero invitar a que empieces a discernir cuáles de esos diálogos realmente te están aportando y cuáles al contrario te están atacando directamente. Posiblemente poniéndoles un alto, te ayudarían a mejorar la relación contigo mismo.

¿Tú sostienes esos diálogos? ¿Qué tipo de discusiones tienes?

¡Gracias por leerme!

[facebook_ilike]
Share: