cantar8 de la mañana y aunque tuviste la precaución de salir con anticipación, el tráfico hace que tu pronóstico para llegar a tu cita / trabajo no será el que consideraste. De repente, un choque inesperado hace que te estanques aun más y lo primero que ocurre en tu cuerpo y cara, de manera inconsciente e involuntaria, es la reacción de toda la producción de cortisol generada por la emoción de miedo, que es la emoción raíz del estrés, por todas las historias que nos hicimos en la cabeza. Tensión en hombros, cuello, brazos y piernas. Tensión en mejillas, frente y hasta boca. Hoy a la mejor no verás la aparición de las arrugas en mejillas, o los cachetes colgados, pero si sigues pensando y sintiendo eso de manera constante, te lo apuesto que ocurrirá.

De regreso a esa terrible y estrenaste escena del tráfico. ¿Qué vas a hacer? ¿Volar? ¿Brincar? En esos momentos, nos tendemos a estancar en la emoción o en la situación pero pocas veces vemos la solución porque nuestra cabeza no da para generar alternativas creativas que nos puedan ayudar a salir «bien librados». Sin embargo, sí existen maneras de relajar el alma para dejarle de poner atención a la situación y que así no crezca más y darle un respiro, de manera literal, a nuestro cuerpo para oxigenarlo y así reducir el cortisol. ¡Canta!

¡Así como lo lees! Cantar ayuda y mucho. ¿Has visto como inhalas aire en el momento de empezar a hacerlo? Y esa bocanada grande de aire ayuda a oxigenarte. Después, cuando lo vas sacando poco a poco, te ayuda a ir generando estas exhalaciones lentas que tienen también su efecto tranquilizador. ¿Ahora imagínate ir haciéndolo por todo ese tiempo que estás estancada? Sí, no hará que llegues a tu junta, pero tampoco el estresarte. Lo que sí, el cambiar el chip puede hacer toda la diferencia.

Por eso, cuando estés en el tráfico o cuando no. Cuando estés estresada o cuando no, ¡canta! Es de las mejores terapias que tenemos a nuestro alcance en cualquier momento que puede hacer la diferencia. Lo que sí, hazlo con los vidrios arriba y ahora sí, olvídate que el mundo existe para darle rienda suelta a esos placeres culposos.

¡Gracias por leerme!

[facebook_ilike]
Share: