No se si a ustedes les pasa, pero llega un momento que existen tantos productos en el mercado para la rutina de belleza que a veces uno ya no sabe ni por dónde empezar o en qué orden aplicarlos, o es más si vale la pena o no comprar ese algo que dice que va a ser la solución a mis miles de problemas. ¡Yo sí soy una de esas personas! Compro muchísimos productos por recomendación, porque lo leí o simplemente porque me llamaron la atención y sí confieso que muchos de ellos terminan empolvándose en mi baño porque no me generan, o por lo menos esa es mi percepción, ningún tipo de valor o beneficio a mi ritual diario.

Sin embargo, hoy te quiero platicar de uno que sí creo que deberíamos de incluir en nuestra rutina de belleza y más cuando ya estamos en esa línea de arriba de los “tas”, que hasta a veces duele pronunciar por todo lo que se asocia a ellos. El famosísimo suero o serum sí creo que debe de vivir en nuestro baño y se debería de hacer uso constante y disciplinado. Es una bomba de nutrientes llenos de antioxidantes y vitaminas que se recomienda usar en la mañana y noche con la piel limpia como paso 1 de nuestra rutina de cremas. Recuerda que los productos se ponen de los más ligeros a los más densos. Su consistencia es muy líquida y de fácil absorción ya que su fórmula en su mayoría es agua y sus moléculas son tan pequeñas que penetran rápidamente los ingredientes activos a la piel. Ahora, dependiendo el tipo de suero, los beneficios varían. Por ejemplo pueden:

  • Dar luminosidad.
  • Dar firmeza.
  • Aclarar la piel o emparejarla.
  • Hidratar el rostro.
  • Reducir la apariencia de líneas de expresión sutiles.

Ahora, es importante saber que un suero no sustituye una crema, son productos que se complementan y de esa manera van trabajando en conjunto para tener mejores resultados. Estos productos tienden a ser más caros porque la concentración de la sustancia activa es mayor y además trabaja en capas más profundas de nuestra piel. Recuerda que su uso no solo es en cara, sino también en cuello y el área de escote.

Qué suero usar, dependerá de lo que quieras lograr. Yo por ejemplo que no tengo problemas de manchas o de piel grasa, he encontrado un gran aliado en el Serum de Perlas Lifting Effect de Marie d’Argan. Es una marca francesa que tiene estándares globales de responsabilidad social y ecológica muy altos y además cuentan con la certificación cruelty-free, que significa que no se realizan pruebas en animales. Además, no contienen parabenos, sulfatos, siliconas y fragancias sintéticas. Este serum tiene un despachador que justo te da la cantidad recomendada para aplicar en todo el rostro. Literalmente una perla se rompe y es lo que hay que aplicar con las yemas de los dedos con pequeños toques. Se absorbe muy rápido y da luminosidad instantánea al rostro. Se siente como si se hubiera “jalado” la piel, sí un pequeño lifting que además da una sensación de frescura. Al complementarlo con tu crema hidratante, verás lo natural que se verá el acabado y lo mucho que te durará el maquillaje.

¿Tú utilizas algún suero? ¿Qué marca es la que usas?

¡Gracias por leerme y compartir!

Share: