IntenciónEntre más caras veo, más entiendo que la gran mayoría de los seres humanos vivimos con expectativa y lamentablemente no con intención. Cuando hablo de este tema en mis talleres, es inevitable que me hagan la pregunta ¿qué es qué? y me gusta explicarlo de una manera bastante sencilla en dónde uno se enfoca en entender cualquier proceso de creación.

¿Cómo es eso? Cuando tu vas a cocinar un pastel, para empezar tienes TODO el poder de elegir qué pastel quieres hacer. Después, te darás el tiempo de ir a comprar los ingredientes y seguir al pie de la letra la receta o bien cambiar uno que otro paso. Una vez que lo metes al horno, ya no tienes poder alguno sobre el proceso porque a veces el horno calienta más de un lado que del otro (y no lo sabes), el ingrediente estaba pasado y no te diste cuenta y así puedo enumerar un sin fin de variables que NO DEPENDÍAN DE TI.

En la vida, nosotros podemos elegir qué pastel hacer y cómo hacerlo, pero el resultado ya no depende de nosotros. La mayoría de las veces existen muchos factores alrededor de él que hacen que el resultado no sea como LO ESPERÁBAMOS. De ahí radica entonces la gran diferencia entre intención y expectativa. Una está basada en hacer lo que está en nosotros hacer, pero otra muy diferente imaginar y esperar el resultado de ese pastel con la decoración, altura y demás que a veces construimos en nuestra mente por lo que nos dijeron y sí otras veces más ya hemos trabajando en nuestra propia definición.

A lo largo de estos años que he estudiado el rostro, he llegado a muchos libros que explican el tema de salud y lo vinculan con las emociones. Uno de éstos, explica el gran estrés que nos generan estas expectativas y de hecho este autor las establece como una de las causas de envejecimiento más importantes por todo el cortisol que segregamos.

Por eso hoy te quiero invitar a que más allá de estar siempre esperando, mejor actuemos y hagamos algo con lo que nos corresponde y en dónde SÍ tenemos el poder. La intención es el poder que tenemos como seres humanos de elegir la dirección que queremos ponerle a nuestros sueños sin apegarnos a los resultados. Tenemos que empezar a cambiar nuestra manera de ver las cosas y sobre todo CONFIAR en que sólo lo correcto y lo que tenemos que aprender se presenta en nuestras vidas.

¿Cómo vives tú normalmente? ¿Cómo canalizas esas expectativas?

[facebook_ilike]

 

Share: