nada que ponerme¿Te ha pasado estar frente a tu clóset y no tenerte nada que poner? ¡Seguro no eres la única! Lo único que quiero que observes, es que no es siempre y por eso este cliché que se ha hecho alrededor de las mujeres siempre quejándonos de un guardarropa lleno sin nada que usar, no es mas que una simple dramatización de lo que yo considero un simple síntoma de una gran reinvención.

Reinventarme, para mi, es la capacidad y posibilidad que tengo todos los días de hacer algo para mejorar mi vida en cualquier sentido por mínimo que sea. Reconsiderar prioridades, cortarme el pelo, ponerme un perfume diferente que ayude a mi estado anímico, simplemente el escuchar más mi cuerpo y entender esos estados anímicos. ¡TODO SE VALE! Sin embargo, en este proceso de reinvención diario, que es inevitable porque todos los días vivimos algo diferente que nos hace ser diferente, es importante considerar que impactará hasta en nuestra visión del mundo y en consecuencia en la manera en cómo materializas esa esencia por medio de tu vestuario.

La ropa es esa expresión que tenemos para gritarle al mundo lo que somos. Es uno de los elementos que hay que considerar no como objetivo sino como resultado de un proceso emocional que es inevitable vivir con el andar de la vida. Te pongo un ejemplo que seguro muchas aquí lo vivieron. ¿Cuántas mamás no cambiaron su manera de vestir al momento de volverse una? ¡Ojo! Pudo haber sido por practicidad, pero también por necesidades del alma…

Por eso la próxima vez que te pares enfrente de tu closet y te quejes de no tener nada que ponerte, en vez de sentir frustración te invito a que te felicites y agradezcas el proceso emocional en el que estás y esa evolución que tu alma ha tenido.

¡Muchas gracias por leerme y compartir tus comentarios!

[facebook_ilike]
Share: