por qué no bajo de pesoA veces pensamos que el subir o bajar de peso únicamente tiene que ver con lo que comemos. Y sí, no estamos tan equivocados, pero esa nutrición no sólo es física, sino también emocional. Hemos tocado muchas veces el tema de las emociones y el impacto que tienen en nuestra salud, en nuestro cuerpo y evidentemente en nuestro rostro. No podemos quitar el impacto que tiene la bioquímica que segregamos cada vez que sentimos algo.

Ahora, imagínate que desde que te levantas, al meterte al bañar lo primero que te dices es: ¡Que gord@ estoy! Tengo que bajar de peso… La primera reacción es de enojo entonces, y después cuando empiezas la dieta, a contar, medir y sobre todo limitar tu ingesta, viene acompañado de mucho estrés que es la emoción del miedo a todo lo que da. Ese cortisol te pone atento y sobre todo al estar diseñada esa emoción para sobrevivir, buscará acumular más grasa para protegerse en caso de que después no tenga qué comer.

¿Qué quiero decir con todo esto? Que es muy importante regular con qué nos nutrimos, y como te dije, también aplica para personas, circunstancias, pensamientos, etc. Pero sobre todo que empieces a cambiar la percepción que tienes de tu cuerpo para que no sea un proceso de estrés, sino se vuelva un proceso de aceptar, amar y respetar tu cuerpo y en consecuencia en cómo lo alimentas y procuras.

La intención sí cuenta porque es desde dónde te estás motivando a realizar las cosas. Una es desde el no amor y la carencia de esos estereotipos de belleza. La otra es desde el amor y el estar mejor tú.

¿Tú desde dónde haces tus dietas o ajustes alimenticios? ¿Después de un tiempo, vuelves a subir de peso?

¡Gracias por leerme y compartir tus experiencias en la parte de abajo del post en comentarios!

[facebook_ilike]
Share: