¿Verle la cara a alguien? Podría sonar cínico por el contexto en el que siempre escuchamos esta frase. Sin embargo, me atrevería a decir que ese “verle la cara a las personas” más allá de dañar, ayuda porque simplemente ¡La cara habla!

La comunicación facial, lectura del rostro, psicología del rostro, fisogonomia o como le quieran llamar, es una herramienta que sirve para diagnosticar de en muchos rubros la personalidad de una persona. ¡Ojo! Y por lo delicado que puede ser el “etiquetar a las personas” es importante hacerlo con una persona especialista que genere la consciencia que no es determinista ya que la cara cambia y evoluciona conforme a nuestras decisiones y emociones.

Sin embargo,  la comunicación facial tiene muchos beneficios:

  1. Permite conocernos y conocer a los demás.
  2. Ayuda a entendernos y ser más empáticos con nosotros mismos.
  3. Mejora nuestras interacciones con los otros, ya que somos más conscientes de sus (y nuestras) necesidades afectivas.
  4. Diagnostica nuestra situación actual.
  5. Refleja emociones del pasado que nos dejan entender más nuestro presente.
  6. Materializa emociones presentes a veces mucho antes de que hayamos tomado consciencia de ellas.
  7. Comunica enfermedades ya que cada facción está relacionada con los diferentes órganos.
  8. Ayuda a entender nuestra evolución a lo largo de los años y en las diferentes etapas de nuestra vida.
  9. Guía nuestra transformación.
  10. Nos obliga a ser mejores personas porque ¡la cara no miente!

 

[facebook_ilike]

Share: