Hemos hablado en otras ocasiones de lo que no se debe de hacer con varias cosas de nuestro cuerpo que de manera silenciosa, grita mensajes. Hoy le toca el espacio a las uñas, que ellas también envían mensajes sin nosotros a veces estar conscientes de eso.

1. No te las muerdas: Unas uñas en mal estado justo por morderlas, nos habla de una persona que tiene una personalidad más ansiosa o bien nerviosa. Para mi es el efecto materializado y por lo mismo, invitaría a que se atacara la causa y no el efecto. En temas de imagen, no es un mensaje positivo el que se envía. Sin embargo, más allá de verlo como algo que tenemos que corregir de afuera, abro el espacio para reflexionar acerca del mensaje que nos está dando. ¿Por qué estoy nerviosa? ¿Qué estoy pensando que me está haciendo morderme las uñas?

Uñas

2. No abuses del decorado: Siempre es importante que en todas nuestras interacciones las personas nos vean a nosotros y no vean lo que estamos portando o bien por la forma en la que estamos pintadas. Las uñas, cuando gritan más que nuestras palabras, pueden ser distractores que le están robando atención a lo verdaderamente importante que son nuestras palabras y presencia. Cuida que no griten más que lo que tu eres.

3

3. No dejes que se descarapelen: Yo se que es muy difícil tener una impecabilidad en el esmalte de las uñas y más cuando se realizan labores domésticas como lavar trastes o ropa. Sin embargo, el mensaje que envía este tipo de uñas, es de poco cuidado y atención y lamentablemente en consecuencia, podemos concluir aún más cosas a partir de esa premisa. Por eso, trata de cargar el barniz del momento y aunque sea de manera temporal corrige la uña que está descarapelada. Al llegar a casa, sin excepción, retira el esmalte completo. Si te ocurre muy seguido, puedes optar por gelish o bien por colores más claros para que no sea tan obvio.

Uñas descarapeladas

¡Muchas gracias por leerme y compartir tus comentarios!

[facebook_ilike]
Share: