Seguro tu también has visto estas imágenes de personas que han destrozado su rostro por una mala decisión en las cejas. ¡Cómo hablan! Es por eso que me di a la tarea de recolectar lo que NO debemos de hacer con nuestra ceja.

1. Depilarla completamente: ¡No comentas este crimen! En lectura de rostro tiene un gran impacto y definitivamente no querrás ser percibida de esa manera. Para mi, más que el significado, es todo la fuerza que pierde la cara. Aquí unos ejemplos de lo diabólico que puede lucir un rostro.

sin cejas

2. Modificar su forma original: En la mayoría de los talleres, sufro cuando tengo que hacer una lectura de la cara original con la ceja porque justo existen muchas mujeres que han modificado su forma de manera radical. ¡Todo habla! La forma también. Cuida que respeten su forma original porque la moda va y viene, pero tu autenticidad y naturalidad puede recordarte lo magnífica que es tener tu cara original.

3. Tatuarla: Lamentablemente, es para siempre y no siempre queda bien. La mayoría de las veces viene acompañado de una depilación radical que estéticamente hablando no va a ayudar mucho. Yo te recomendaría que optaras por otras opciones como la micropigmentación que sin duda hecha por algún experto, podrán darte más oportunidad a darle esa fuerza que se requiere.

tatuaje

4. No escucharla: La ceja es la metáfora de cómo está nuestro hígado. Escucha las señales que te va dando. Cada “hueco” que se hace, cada rebeldía de vello va gritando algo. Habla más con ella. ¡No te arrepentirás!

[facebook_ilike]
Share: