Cejas¡Me confieso culpable! Cada que doy un taller de Comunicación Facial al empezar a explicar una facción, siempre digo que es mi favorita. La verdad es que la cara es una fuente inagotable de información que cada centímetro de ella, puede dar una gran lectura. Sin embargo, aunque me encante cada una de las facciones, sí confieso que soy gran fanática de las cejas. No nada más enmarcan el rostro, sino que la fuerza que le da a las personas y en realidad toda la información que trae de la persona es impresionante.

El lenguaje de la Comunicación Facial, como yo la vivo todos los días, está rodeada de metáforas que nos ayudan a entender que la cara es tan dinámica, que lo último que podríamos hacer es categóricamente etiquetar a alguien porque así como un árbol va cambiando a lo largo del tiempo, lo mismo ocurre con el rostro. En específico, las cejas son de las facciones que a propósito modificamos a lo largo de nuestra vida. Algunas veces por moda, otras por estética y otras tantas por accidente (¡uuups! Levante la mando a quien le ha pasado esto… jajaja.. o/).

La ceja es la metáfora del hígado y del HACER. Si no tienes buenas cejas no significa que no puedas hacer proyectos. Más bien hay que saber de dónde y cómo sacar la energía para no cansar tanto al hígado. En la filosofía de la medicina china tradicional se dice que todo lo que no se usa o se sobreusa puede enfermarte. Es por es que es tan importante observar (tu ceja) e ir viendo sus cambios.

Existen muchos factores que pueden hacer que se caiga de más el vello o bien que empiece a hacerse mucho más grueso. ¡Eso habla… y mucho! Nos da metáforas de cómo estamos usando nuestra energía en los diferentes proyectos y cuando tienes claro qué significa qué cosa, el hacer consciencia que puedes irlo trabajando desde adentro y reforzarlo por afuera, en verdad puede hacer un gran cambio. Todo habla, desde la dirección del vello, el grosor, la forma, la cantidad, la zona en dónde está la mayor cantidad de ceja, el inicio, la altura… ¡TODO!

¡Yo creo fielmente en las transformaciones de adentro hacia afuera y cómo éstas pueden reforzarse por fuera para recordarte que ESO es lo que hay que trabajar! La ceja es el cómo elaboras proyectos. ¡No creo que no quieras hacerlo! Por eso mi concepto de “Belleza con Intención” engloba estos recordatorios estéticos para que trabajados por dentro puedas generar resultados apasionantes.

En el próximo post hablaré de algunas opciones para reforzar la ceja por fuera y por dentro. ¡No te lo pierdas!

[facebook_ilike]

 

Share: