habitos ecologicosSe ha dicho muchas veces que un hábito se puede cambiar en 21 días. No es por ser pesimista, pero se ha visto, que de hecho se tarda un poquito mas. Algunos estudios dicen que es probable sean 5 meses para realmente construir un nuevo camino neuronal (si quieres saber más lee acerca de la neuroplasticidad) y de esa manera, si no se usa el “camino anterior” dejará de perder fuerza hasta que utilices siempre el nuevo.

El ser una persona ecológica o simplemente con una consciencia ecológica, requiere más que buenas intenciones. Es un tema que cada día es más evidente necesita del trabajo y colaboración de todos para empezar realmente a hacer ajustes. Yo por lo menos, crecí en una generación donde existieron esfuerzos aislados, sin darle continuidad y mucho menos consciencia. Hoy necesitamos entre todos empezar a crear esa consciencia para poner nuestro granito de arena.

Por eso hoy, te quiero invitar que reflexiones qué estás haciendo para poner tu granito de arena. Va desde las cosas más simples como:

1. No pedir bolsas de plástico en el súper y llevar tu bolsa de tela. Yo no lo hago para mejorar mi imagen, pero no saben la cantidad de veces que me han felicitado los empacadores (mejor conocidos como cerillitos) por no pedir bolsas. Me han platicado que la gente hasta pide dobles para cosas que no son necesarias. Para mí, es hasta más sencillo cargar 2 ó 3 bolsas de tela grandes que 40 chiquitas. Yo siempre las traigo en el coche cuando voy al súper y una siempre en la bolsa doblada.

2. Usar menos el coche. Para mí el “Hoy no circula” fue abrir el abanico de posibilidades para organizarnos más. Entiendo los argumentos en contra, pero veámoslo como una llamada de atención PARA TODOS y así tomar acción, en vez de gastar nuestra energía quejándonos. Hoy existen grandes opciones como Econduce (que son scooters eléctricos), las ya famosas ecobicis, las rondas o simplemente caminar cuando la distancia lo permite. Para mi ha sido muy terapéutico y creativo estos procesos de caminata forzada que cada vez más empiezan a ser por gusto.

3. Para las amantes del maquillaje como yo, comprar maquillaje que no esté probado en animales, brochas que vengan de materiales reciclados (las Ecotools son una maravilla) y todos aquellos productos de belleza que sean amigables con el ambiente. Lush, una marca inglesa que acaba de entrar casi a México tiene esas características.

image

4. Reducir el consumo de luz y agua. Además de que impacta en nuestra economía por las cuentas a pagar, el hecho de invertir en un led en vez de un foco normal puede hacer la diferencia. Hoy te invito a que piensas cómo puedes reducir el consumo. ¿Desconectando aparatos que no usas? ¿Bañándote más rápido? ¿Juntando ropa hasta que se llene la lavadora?

Estoy segura que existen muchas muchas cosas más que hacer. El reto está en comprometernos a través de la consciencia a realmente hacer ALGO antes de que sea demasiado tarde.

¡Gracias por leerme y compartir!

[facebook_ilike]
Share: