no seVivimos en una sociedad en dónde nos enseñaron que debemos de tener opiniones de todo y sobre todo es muy mal visto “no saber” algo. Pensamos que decir “no sé” nos pone en un lugar de ignorancia que nos hace quedar mal. Si no me crees que somos así, recordemos esos tiempos en donde pedíamos indicaciones para llegar a lugares. ¿Cuántos de nosotros no dimos varias vueltas con instrucciones poco claras porque la gente no te decía de manera clara y concisa NO SE? Y si te lo decía, venía acompañado de un “no soy de la zona” para justificar de alguna manera esa falta de información.

Lo interesante de esto, es que va desde cosas tan sencillas como dar indicaciones, hasta cosas más grandes que nos hacen mentir por miedo a ser mal vistos. Sin embargo, y después de un tiempo de estar casada con un extranjero que se la pasa haciendo preguntas muy raras y yo no tener otra opción mas que decir “NO SÉ”, he hecho las paces con esta grandiosa posibilidad de poder saber a través de aceptar que no sé.

Al inicio lo confieso, me frustraba contestar estas 2 fuertes palabras. Hoy lo veo como un gran regalo porque en el momento en que lo digo, viene seguido de un acto de curiosidad en donde se abre la oportunidad de investigar, leer, cuestionar y hasta hacer autoreflexión, así como lo lees, muchos de esos NO SÉ’s pueden venir de información muy personal y profunda.

La materialización vocal de estas 2 palabras se me hace un encuentro de humildad, que sumado a esta curiosidad e interés por saber, puede volverse uno de los más grandes regalos. Hoy te invito a que te atrevas a contestar más seguido “no sé”. No hablo únicamente con cosas de cultura general, también a un nivel más personal. Se vale preguntar y mejor aún, se vale dejarnos enseñar por expertos en cualquier tema.

¡Muchas gracias por leerme y por compartir!

[facebook_ilike]
Share: