De la emción a la creenciaCada sentimiento se procesa de manera diferente. Hay que recordar que emoción no es lo mismo que sentimiento. De hecho, el primero es la reacción biológica que todos los humanos tenemos para sobrevivir, aunque hayamos evolucionado, y el segundo es el procesamiento de dicha emoción a través de la consciencia y que se puede quedar instalado en nuestro sistema si le damos fuerza.

¿Qué quiero decir con esto? No es lo mismo que un camión se te haya cerrado en la calle y tu reacción de miedo se manifieste en frenar en seco, mover el volante o bien atacar al conductor. De cualquier manera, tus sentidos se tuvieron que activar a través del cortisol y la adrenalina para reaccionar y “sobrevivir”.  Hasta ahí, creo que todos entendemos y hemos vivido a nivel corporal lo que pasó. Ahora imagínate que esa emoción pasa por la consciencia y empiezas a darle fuerza a través de pensamientos como “los camioneros son un peligro”, “siempre se me cierran”, entre otras miles más. Esas declaraciones o bien conclusiones a las que estás llegando encierran un sentimiento, pero también empiezan a crear creencias que después son muy difíciles de cambiar.

Esos sentimientos se activan cada que piensas en un camión y la asociación ya no es tan benéfica porque irás viendo camiones pasar y atribuyéndoles ciertos pensamientos.  Recuerda que NUNCA podemos separar un pensamiento de su sentimiento y eso con el paso del tiempo se empieza a volver peligroso si el sentimiento que despierta no es el adecuado.

Ahora, el ejemplo que te di, aunque tiene un impacto en tu vida, no es tan fuerte como el de la asociación que construyes en temas de parejas, de amor, de tu propio concepto, de éxito, felicidad. Cada una de esas palabras para ti encierra una carga emocional que si no es positiva, te puede limitar en vez de ir construyendo lo que realmente quieres lograr en cada una de ellas. Imagínate que a lo largo del tiempo has visto a los hombres como el enemigo y estas en busca de una pareja. ¿Crees que esa pareja llegara? Si algún valiente se acerca, tu estarás a la defensiva porque para ti “hombre” = “peligro” y evidentemente tu cerebro “primitivo” al no diferenciar si este es diferente, si este es guapo, estará buscando maneras de comprobar que eso es verdad, y ¿qué crees? ¡SERÁ VERDAD!

Por eso hoy, te quiero invitar a que empieces a revisar lo que estás sintiendo con respecto a cosas, personas, situaciones en las que ahorita te sientas atorada. Estoy segura que irás entendiendo en dónde está la raíz de todo el tema. Si no lo logras entender, te invito a que escribas. Hablar te ayuda a poner en estructura lo que traes adentro y a evaluar con otros ojos las situaciones.

¡Gracias por leerme y compartir!

[facebook_ilike]

 

Share: