“Trabaja en lo que más te gusta y será el último día que volverás a trabajar”. Esas siguen siendo las palabras que retumban en mi cabeza de uno de mis grandes maestros de la vida cuando lo ví en acción. Me acuerdo que parada a la mitad del bosque en una de las dinámicas de integración de una empresa, simplemente observé la manera en que disfrutaba y hacía de manera extraordinaria lo que muchos llamaban “trabajo”.

Ese día me quedó la fijación de no querer volver a trabajar y sobre todo de encontrar el “hilo negro” de los talentos que cada persona trae y en consecuencia la manera en que podían desarrollar esas actividades que le permitieran a las personas no volver a trabajar.

Odiaría irme a una definición de diccionario para esta palabra. Simplemente creo que son los regalos que nos dieron para hacer cosas de manera fácil y bien. Dicho de otra manera, son las habilidades que tenemos que definen nuestro valor agregado respecto a los demás y que obviamente forma parte de nuestra marca personal porque nos distingue de los demás.

Para detectar cuáles son tus talentos, me gustaría hacerte una pregunta: ¿Qué cosas haces sin invertir mucho tiempo y con gran facilidad? Te recomiendo los enlistes para que de manera constante lo revises y compruebes si esos son o no tus habilidades.

Otra manera de completar esta lista es pidiéndole ayuda a tus familiares y amigos. Seguro ellos tendrán observaciones más objetivas y te dirán algunas otras características que ni siquiera habías pensando que lo eran.

Recuerda que no porque a ti se te hagan fácil hacerlas quiere decir que para el mundo lo sea. Trata de observarte con amor y sobre todo con objetividad. Seguro esa lista será tan grande como la capacidad de perdonarte lo que no sabes hacer sea. ¡Mucho éxito en la búsqueda!

 

[facebook_ilike]

Share: