Este año he entrado a trabajar cosas súper profundas de mi ser. Desde que inició, decidí exfoliar muchas emociones que me dejó el año pasado y a eso me he dedicado: a indagar de una manera muy profunda para sanar desde la raíz. Debo de reconocer que en el proceso ha ocurrido de todo. Desde mucho llanto, enojo, miedo y hoy me da mucha felicidad decirlo, porque estoy llegando a una etapa de mucho entendimiento, compasión y paz.

No ha sido de la noche a la mañana. Quien te diga que puedes hacerlo, en verdad no le creas. Es un proceso que requiere de mucha valentía, mucha observación y respeto por cada una de las emociones que van surgiendo que a veces ni siquiera tenías idea en dónde se resguardaban. Mi amada maestra Caty Gómez me lo ha explicado de una manera muy amorosa, “le pusiste luz a esos rincones que estaban en completa oscuridad”. ¡Y así ha sido!

Te platico todo esto porque una de las grandes herramientas que he descubierto en el camino se llama Danza Primal. En alguna ocasión te presenté a Maru Talavera en un video de YouTube y ha sido mi mentora en estas herramientas sanadoras. La admiro muchísimo porque ha sabido combinar su pasión, que es el baile, con su propósito de vida y lo hace de una manera súper amorosa.

Total que un día me mandó una invitación. Si te soy sincera, no entendía a que iba, pero por ser ella, decidí acudir a la cita. Pidió ir vestida de una manera cómoda porque íbamos a mover el cuerpo y vaya que lo hicimos. Con decirte que al día siguiente me dolían músculos que ni siquiera sabía que existían. No sabes la catarsis, lo relajante, lo motivante y la conexión que uno puede realizar con su cuerpo. Yo solo sentí como al final, en la última danza, una sonrisa en mi rostro se plantó ahí y no me dejó. Sentí como cada célula de mi cuerpo se movía. En ese momento sentí un amor infinito por habitar mi cuerpo, por estar conmigo y simplemente me enamoré de la vida, ¡de mi vida!

Ahora para explicarte qué es esto, le pedí mejor a Maru que nos lo contara porque probablemente en el camino se podría perder información importante. Aquí esta:

Es un método de trabajo psico-corporal basado en el despliegue de movimientos simples que nos permiten reconectar las dimensiones más profundas de nuestra naturaleza. A través de ejercicios de liberación, creatividad, catarsis y expresividad se activan memorias moleculares que desbloquean estancamientos energéticos en los niveles físico, emocional, afectivo, mental y espiritual. De este modo se despliegan espontáneamente potencialidades inexploradas con las que contamos todos los seres humanos.

No es un baile, no implica coreografías ni movimientos complicados. Consiste en la recuperación de los movimientos naturales que suelen perderse en los procesos de socialización disfuncionales. Por lo tanto su práctica es apta para todas las personas sin importar su condición física o edad.

Sus resultados son la recuperación de la frescura, la espontaneidad, la expresividad, la alegría vital, el encuentro con los otros, la liberación corporal, el mejoramiento de la salud general y el contacto con las dimensiones energéticas y memorias ancestrales que guarda nuestro cuerpo. Nuestro organismo está colmado de información universal. Millones de años de evolución se sintetizan en cada ser Humano conjugando una sabiduría extraordinaria. Y está aquí, a nuestra disposición.

La Danza Primal es una metodología del modelo de desarrollo humano Interacciones Primordiales, creado por el Psi. Daniel Taroppio (Argentina) con más de 30 años de investigación y práctica, en la que a través de movimientos simples, posturas e imágenes primarias que pertenecen a nuestra naturalidad, nos va conectando con la capacidad de la confianza básica, el goce o disfrute, nuestra emotividad y poder personal, afectividad, inteligencia existencial, intuición y trascendencia.

En la danza primal como en la vida, no se trata de aprender sino de recordar. Comprendemos que es lo primal, lo primario, lao original. Va más allá de lo biológico, es nuestra esencia cósmica. Es un profundo método de reconexión con nuestra esencia donde a través del movimiento, la respiración consciente y la música, activaremos memorias de nuestro cuerpo liberando su energía creativa, sanadora y de encuentro interpersonal.

En un nivel mucho más profundo que la palabra, nuestra corporalidad-energía-emocionalidad también crea mundos, determina nuestra identidad y establece los límites estrechos o generosos dentro de los cuales se desarrolla nuestro movimiento por la vida personal y profesional.

Si tienes oportunidad de un día danzar a través de esta metodología, ¡hazlo! Maru Talavera da talleres en diferentes partes del mundo, pero tendrá uno en la Ciudad de México el próximo 4 de octubre. Si quieres más información escríbele a: info@marutalavera.com o al WA: +525591860083. 

 

Share: