¿Cuántos de nosotros no hemos dicho que estamos en una crisis? La palabra crisis viene del griego krisis y ésta del verbo krinein que significa “separar” o “decidir”. Si hacemos memoria, estos momentos se han hecho presentes en momentos de decisiones, de cambios radicales o bien de cuestionamientos de nuestra vida que llegan en ciertas etapas.

La crisis en la vida de los seres humanos juega un rol muy importante. Es un proceso de mucha confrontación y crítica a uno mismo que si se logra ser objetivo y compasivo, puede ser un proceso de mucho crecimiento y de manera más espiritual, hasta de iluminación. Afectan factores internos y externos que mezclados hacen de este proceso algo más complejo.

Sin embargo, todo proceso de confrontación no bien encaminado puede generar conflictos emocionales más profundos que pueden desatar una depresión o bien una toma de decisiones no bien fundamentada. Por ello, la consciencia del proceso y sobre todo la detección del problema a tratar puede ayudar a superar de una manera más rápida y eficiente este proceso de crisis.

No existen recetas de cocina para superar una crisis. Es importante en primera instancia darnos cuenta que la estamos viviendo. La cara es un excelente lugar para notarla. Sin embargo, las respuestas más profundas vienen de nuestro propio entendimiento y conocimiento de lo que somos y queremos en la vida. Efectivamente, tiene mucho que ver con un proceso de autocrítica a nuestra vida, sin embargo a veces somos nuestros peores jueces y hay que entender que la compasión y el perdón deben de estar presentes en todo momento para salir de ella lo más rápido posible.

En chino, el término “crisis” se compone de dos caracteres que significan peligro y oportunidad. Las crisis son esas situaciones que dividen con una línea muy delgada los riesgos y las oportunidades. Seguramente en un proceso como este el pesimismo invade nuestra visión. Lo importante es encontrarle el cause positivo a esta energía y mejor empezar a cuestionarnos ¿qué tengo que aprender?

 

“No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis, se supera a sí mismo sin quedar “superado”.

Albert Einstein

[facebook_ilike]

Share: