En el mundo taoísta, se habla mucho de esta conexión entre el cuerpo, la mente y el espíritu. Se le llaman las 3 joyas y se busca de manera constante su equilibrio y su constante alineación entre cada una de ellas. Se dice que el buen uso y equilibrio de las tres, puede generar una vida más plena y sobre todo más completa. Seguro muchos de los que me leen, es probable que hayamos vivido algún evento que generó que alguna de nuestras joyas no esté alineada, y como todo, requiere su tiempo y su proceso para ir sanando poco a poco. Ya sea por un evento traumático como un sismo, pero igual aplica para cualquier persona que por un cambio, que conecta con la emoción del duelo, necesita reconstruirse e ir sanando poco a poco.

Yo he encontrado desafiante regresar a esa “normalidad” y por lo mismo he buscado hacer cosas diferentes o bien que he descubierto que me hacen mucho bien para poco a poco ir haciendo la alquimia que requiero y así volver a conectar conmigo misma. Una de esas cosas, fue empezar a cuidar mucho más mi cuerpo y como tal darle su importancia y valor. Con todo el estrés no he tenido un sueño reparador y mi piel, mi cabello, mi estado anímico, se han visto afectados. Por lo mismo, empecé de manera más conscienzuda a tomar el control y cada mañana estoy despertando con un pequeño ritual que incluye jugo hecho por mí (o sea que vale el doble), agua caliente con limón y una pequeña visualización.

Durante el día, estoy buscando momentos en dónde pueda practicar el “mindfulness”, hablar con gente que me nutre el corazón, romper rutina, ver películas que me sacan sonrisas, empezar a planear a futuro, pero sobre todo hacer actos también de mucho amor que puedan impactar en las otras personas.

En las noches, además a mis meditaciones con incienso, decidí más que nunca empezar mi tratamiento anual de L’Occitane “Inmortelle Divine” que dura 28 días y aunque ya les he platicado de él, en esta ocasión, lo quise ver con otros ojos y de hecho, te quiero invitar a que a tu manera, hagamos este proceso de reconstrucción juntos. ¿Qué me encanta del producto? Que en 4 diferentes etapas, una por semana, va reconstruyendo tu rostro de manera integral:

  1. Preparación.
  2. Hidratación y Nutrición.
  3. Balance.
  4. Renacimiento.

Cada semana subiré en el blog un post con algunas actividades que creo que aplica para la etapa en la que está el producto actuando en mi piel, para así hacerlo de adentro hacia fuera. Si lo vas hacer, te recomiendo te saques una foto antes de empezar y otra después. Estoy segura que vas a notar cambios tan pequeños o grandes como ganas le eches.

Yo estoy más que deseosa de crear mi nueva “normalidad” de una manera más empática, conectada y llena de amor que empiece por mí misma. ¿Tú?

Share: