“La amabilidad es el lenguaje que los sordos pueden oír y los ciegos ver”

Mark Twain

Llámame soñadora, pero sí creo que existen algunos valores que si la humanidad abrazara como propios, verdaderamente podría transformar el mundo. Sin embargo, pensar que el hacerlo le va a beneficiar a los demás, para mucha gente no es tan atractivo como cuando hablamos de los regalos que nos puede dar a nosotros. Por eso hoy, justo te quiero compartir algunas razones por las que valdría la pena volverte una persona más amable.

Pero vayamos por partes. A la mejor la palabra resuena contigo porque alguna vez dijiste: «¡Que hombre tan amable, me abrió la puerta!», o bien, «¡Wow, que amable, me cedió su turno.». Y sí, efectivamente esos son actos de amabilidad, pero iniciemos por homologar la definición.

Amabilidad: Es ser considerado con los demás. Significa “digno de ser amado”, por lo que el serlo con alguna persona muestra esa posibilidad de ser visto, de tener consideración por ella, en sí de ser A-MA-DO. (¡qué fuerte!  

Podría pensarse que el beneficiado de un acto amable es la otra persona, pero en realidad, quien lo es, es el que genera ese acto y hoy te voy a dar 5 razones por las que podría ser bueno considerarlo y ponerlo como parte de tus valores de marca personal. 

  1. Te hace más feliz: Se ha visto a través de diferentes investigaciones que en realidad el acto de ser amable con otros, hace más feliz a quien lo que hace.
  2. Le hace bien a tu corazón: Cuando haces un acto de amabilidad, segregas oxcitocina que es súper bueno para el corazón. 
  3. Te hace ver más joven al retrasar el envejecimiento: La amabilidad actúa directamente sobre la regeneración muscular a nivel celular. (La oxcitocina le ayuda a las células madre a crear células cardíacas y células musculares), reduce la inflamación, el nervio vagal, entre otros beneficios que impactan directamente en el anti envejecimiento.
  4. Mejora tus relaciones: Si establecemos la amabilidad como un factor de sobrevivencia, requerirá menos esfuerzo y construirá más a largo plazo. Esto comparado con la gente que piensa que hacer las cosas por sí solos, será suficiente para lograr salir adelante. 
  5. Es contagiosa: A través de investigaciones con grupos de personas en dónde unos eran testigos y otros protagonistas de actos de amabilidad, notaron que la gente que veía esos actos, reportaban en sus sensaciones, más calor en el corazón y un deseo grande por ayudar. 

¿Con qué actos podrías empezar a ser amable? 

Ceder el paso, ayudar a alguien con sus maletas, donar dinero, dejar pagado un café, abrazar a alguien, piropear a alguien, compartir algún video que invite a ser más bondadoso. ¡Hay miles! ¿Se te ocurre otro?

Share: