En los últimos años me ha llamado mucho la atención la celebración del “Año Nuevo”. ¿Es un cliché? ¿Una catarsis? ¿Festejamos porque es un alivio que ya se acabe este año? ¿Festejamos por la oportunidad de volver a empezar?  Sea cual sea nuestra razón, siempre la oportunidad de iniciar nos abre el abanico de opciones para dejar atrás cosas y enfocarnos a otras.

Es curioso ver cómo hay personas que por decisión no empiezan una dieta en jueves. Me han comentado que una de las razones es porque en lunes los invita a tener más orden. Si eso lo llevamos a la realidad de los objetivos, posiblemente pase lo mismo. El inicio del año invita a empezar a realizar ajustes y cambios para lograr lo que nos proponemos.

Muchos hablan que este año será un año de muchos cambios, retos y transformaciones. Yo te invitaría que más allá de pensar en lo que pasará en el mundo, pienses en que es una gran oportunidad para TU cambiar y así influir en tu entorno.

La gran diferencia entre un sueño y un objetivo, es que el objetivo es un sueño con una fecha determinada. ¡Escríbelo! Es la manera de empezar a materializarlo y así ir estableciendo la manera de alcanzarlo.  Recuerda que el establecer muchos objetivos poco alcanzables te desmotivará. Enfócate en pocos, pero que sean concisos y que trabajen para darle valor a tu marca y alimentar tu pasión.  No olvides escribirlos y revisarlos de manera constante. Se vale ajustarlos a lo largo del año.

Año nuevo ¿vida nueva? Todo depende de ti y de la manera en que te esfuerces en transformarte, transformar tu entorno y por lo tanto tu vida.

¡Felices fiestas y un excelente año nuevo!

 

[facebook_ilike]

Share: