5 maneras de cuidar tu sonrisaAdemás de que soy una auténtica fanática de las sonrisas por todos los beneficios a nivel fisiológico y emocional que generan, no hay algo que genere más seguridad que una sonrisa cuidada y que brote con naturalidad y espontaneidad. El otro día, entrando en pláticas acerca de la sonrisa, llegamos a la conclusión que mucha gente deja de hacerlo justo porque no le gusta la suya como consecuencia de dientes chuecos o bien amarillentos. Es por eso que aquí te dejo 5 maneras de  cuidar tu sonrisa:

  1. Blanquea tu sonrisa: Mucha gente habla de remedios caseros. Por lo que pude investigar dicen que las fresas puede ser un blanqueador natural ya que contiene una enzima que justo ayuda a esto (ácido málico) y a reducir las bacterias de la boca. Dicen que haciendo una pasta con fresa triturada y ponerla sobre los dientes por 3 minutos puede ayudarte a blanquearlos. Este método no lo he intentado, pero puedes intentarlo aunque sea para gozar una rica ingesta de frutos rojos. Sin embargo, el que ya probé y sobre todo comprobé que funciona fue el de Crest. Tienen unas bandas con un gel que blanquean los dientes. Se llaman 3DWhite Whitestrips (por cierto, estamos regalando unas en FB) que sólo con utilizarlas 15 minutos en la mañana y en la noche puedes blanquear tus dientes varios tonos en algunos días.  Puedes encontrarlas en farmacias y tiendas de supermercado y resulta ser un método bastante efectivo y nada caro comparado con los tratamientos de blanqueamiento de los dentistas.
  2. Cepilla tus dientes de una buena manera: Hazlo durante 10 segundos cada sección de dientes de la encía hacia abajo (nunca al revés) y las muelas con movimientos circulares. No olvides también la lengua y el paladar para eliminar las bacterias que se alojan ahí y que causan mal aliento. Una manera de comprobar que tu boca ya está limpia es cuando sientas la superficie de tus dientes lisa.
  3. Visita al dentista de manera regular. Aunque suene exagerado y sobre todo doloroso, es recomendable acudir 2 veces al año al dentista. Ya sea para una limpieza general o bien para checar amalgamas, caries, u otros problemas como desgastes molares (causados por estrés) entre otras enfermedades bucales.
  4. Evita ingerir demasiada azúcar, abrir cosas con los dientes, morder dulces o hielo, chupar limones, ir a la cama sin haberte lavado los dientes.
  5. Busca tener tu aliento fresco. Para esto escribí toda una entrada en donde te platico de 7 maneras para combatir el mal aliento.

¡Muchas sonrisas de corazón!

Share: