Todos los días nos enfrentamos con el enorme reto de cumplir nuestros sueños. Para muchos podrá ser una simple frase hueca, pero hay personas que sí pensamos que los sueños son para cumplirse y que por eso mismo uno se tiene que esforzar el doble para lograrlo. El principal problema al que una persona se enfrente es que no se toma acción y que si se hace, no existe una consistencia que lleve a trascender esos pequeños logros en un gran objetivo.

Aquí te pongo 5 maneras de dar pasos para poder llegar:

  1. Establece una rutina mañanera: Recuerda que para lograr un objetivo, la disciplina es un ingrediente fundamental que se debe de involucrar en cualquier rutina. Establece una agenda que te permita organizar tus actividades de la mejor manera. Empieza por una rutina mañanera para realizar prioridades y durante el resto del día desahogar lo que falta.
  2. Al tomar acción, fíjate en el proceso: Es difícil lograr conseguir objetivos sin equivocarse y fracasar. Por ello, no te juzgues y mejor critica el proceso en vez de los resultados. Evidentemente la manera en que tenemos de medir nuestro avance sí es por medio de ellos, pero recuerda que ellos son el resultado de acciones previas. Recuerda que el “CÓMO” implica acción. No te enredes en otros cuestionamientos que sí te explicarán las razones pero no cambiarán las cosas.
  3. Nunca pierdas de vista el objetivo final: En esta lucha diaria a veces olvidamos lo más importante, la meta. Cada mañana recuérdala, las ilusiones alimentan y sanan más que la medicina. De vez en cuando has una pausa para recapitular logros y así encausar los nuevos esfuerzos.
  4. Ámate más que a tus propios sueños: Siempre lo digo, nosotros somos nuestros propios enemigos en nuestros juicios de valor. No te juzgues tan duro porque además de que harás que tu párpado se caiga (en comunicación facial es autoexigencia), solo te frustrarás sin lograr grandes cambios. Se vale ser objetivo y autocrítico, pero hazlo con compasión y buscando solo las áreas de oportunidad que están en tus manos.
  5. Festeja los pequeños logros: Te sugiero armes una lista de pendientes. No sólo te ayudará a visualizar más los esfuerzos que tienes que implementar, que además te permitirá dormir mejor porque desahogarás el estrés en una hoja, sino que también materializará lo que has logrado.  Aunque solo taches uno, el objetivo es la consistencia. Recuerda que los pequeños pasos son los que hacen las grandes y largas caminatas.

“Knowing is not enough; we must apply. Willing is not enough; we must do.”

Johann Wolfgang von Goethe

[facebook_ilike]
Share: