Mucho se habla, en la belleza estética, del cuidado de la piel para evitar las líneas de expresión mejor conocidas como arrugas. Si prendemos la televisión en las mañanas, gran parte del tiempo se la pasan anunciando cremas anti-edad que venden milagros basados en un juego óptico de iluminación a corto plazo y en algunos casos con la constancia de uso y tiempo, efectivamente, una disminución en la línea de expresión.

Evidentemente, la aparición de ellas tienen una relación directa con la edad, con nuestro tipo de piel y las condiciones a las que la sometemos (alimentación, hidratación, si fumamos o no, etc.). Por obvias razones existen factores físicos que “facilitan” la creación de estas líneas y la explicación médica refiere a un adelgazamiento de la piel. Sin embargo, en comunicación facial, la esencia de su formación radica en la repetición de una emoción.

Las emociones son sentimientos internos que de manera inconsciente buscan salir. La manera más fácil de hacerlo es por medio de expresiones que realizamos con la cara. Si no me crees, te reto que vayas por un espejo y piensa en algo que te haya hecho enojar. ¿qué ves en tu cara? ¿alcanzas a ver como las cejas se juntan en el entrecejo creando líneas horizontales en él?  Ahora, hagamos una que además nos sirva de terapia: ¡sonríe! ¿qué pasó? Aquí me gustaría detenerme más para que  no sólo veas lo que le pasó a tu cara. ¿qué le pasó a tu actitud? ¿Cambió algo?

Paul Ekman plantea 7 emociones básicas. Cada una de ellas tiene su salida por movimientos distintivos. Ya vimos la del enojo y alegría, pero te reto a que también lo intentes con las otras 5 restantes: tristeza, sorpresa, miedo, asco y “contempt” (luego hablaremos de ésta en particular). Observa tu cara y ve que emociones tienes marcadas. Una vez que las hayas identificado, trata de entender en que momentos las haces de manera más frecuente.

En la cultura china, que ha investigado rasgos y comportamientos faciales por siglos, se dice que cualquier arruga se puede quitar antes de los 70 años (y no por procedimiento quirúrgico). Cada arruga tiene su significado y su historia. Nos habla de emociones que hemos experimentado por tiempo y la importancia de conocerlas y saber de donde vienen es buscar la manera de sanarlas. No todas son malas, como lo vimos con la emoción de la alegría, la cara sube y forma arrugas para arriba, pero sí existen arrugas que pueden limitarnos. Con esto no quiero decir que la arruga sea el obstáculo; únicamente es el canal de comunicación que nos dice que algo está mal y que es necesario darle su cause y salida de alguna forma.

El dar una glosario del significado de las arrugas podría ser arbitrario ya que se deben contextualizar y leer en conjunto con los otros rasgos de la cara. Sin embargo, sí es importante detectar las emociones que más están presentes en ella para canalizarlas de mejor manera.

[facebook_ilike]

Share: